9/5/2008

Sueños de Atahualpa


Sin canto pasaba el río,
¿ para qué lo iba a tener?.
Ancho camino de fugas,
callado tiene que ser.
Con mirada de otros años,
y otros tiempos contemplé,
sobre un mangrullo de talas,
el palmeral de Montiel.
La sombra de mi caballo,
junto al río divisé.
La sombra de mi caballo,
junto al río divisé.
Se me arrollaba en el alma,
las leguas que anduve en él.

2 comentarios:

el escríba dijo...

Sobre el río nos hemos visto las caras!

Anónimo dijo...

¿En serio? Cruzando un puente, supongo.